miércoles, 27 de abril de 2011

A DIETA CON CHOCOLATE

Últimamente no hago más que recibir mensajes y comentarios de muchos de vosotros que dicen que este blog es una tentación. ¡Lo siento! No es mi intención que sucumbáis a este placer –que no vicio- que tan fácilmente está a nuestro alcance.


Esta mona de Pastisseria Sans (La Bisbal) me tiene que durar.
El chocolate puede integrarse perfectamente en la comida de cada día, sin riesgo de engordar. Y no me pagan los fabricantes de chocolate para decirlo. ¿Cómo?
Comiéndolo con moderación. No estoy inventando nada que no se haya dicho antes.
El chocolate NO engorda. Lo que engorda es la cantidad que comamos y no quememos. Es un alimento altamente energético o calórico, esto es, que aporta muchas calorías.
Todos los alimentos aportan calorías. Hasta una sanísima manzana o un riquísimo zumo de naranja. Para no engordar, la clave está en comer chocolate en poca cantidad para que en nuestra dieta no se nos disparen las calorías. Y sobre todo, en moverse para quemarlo. Y por supuesto, comer con moderación el resto de los alimentos. De nada sirve quitarse el chocolate si luego nos zampamos de una sentada una bolsa de patatas fritas.
Aquí cada uno sabrá las calorías de su alimentación diaria. Una mujer con una gran actividad física puede requerir una dieta de 2.000 calorías y en cambio, otra sólo necesitará 1.800 o 1.500. Si estáis a régimen, una dieta para adelgazar que sea saludable y equilibrada debe aportar al menos 1.500 calorías. Si es demasiado hipocalórica es una birria y no es una dieta sana porque puede causar carencias nutritivas.
Calorías del chocolate
Cada 100 g de chocolate contienen entre 500 y 600 calorías, aproximadamente, según el chocolate. (Estoy mirando tabletas que tengo en casa de chocolate negro). La ración o porción de chocolate (llamada onza aunque no pese una onza) varía según los fabricantes: 25, 35, 40 g. Hay chocolatinas de 18, 20, 25, 35 g. El peso de las tabletas también varía. La mayoría son de 100 g.
Algunos fabricantes indican muy bien las calorías totales de la tableta, las calorías por 100 g de su chocolate e incluso las calorías de cada porción. El mejor es Nestlé. Por ejemplo, del Noir Intense 70% dice que tiene 599 calorías y que cada onza, que pesa 16,6 g, aporta  93 calorías. El único fallo de la información de la tableta es que la letra es muy pequeña y se necesita lupa; a mí casi se me van los ojos.
El Chocolate Amatller Extrafino 70%, fabricado por Simón Coll, tiene 598 calorías por 100 g. La super tableta de 200 g de Chocolate Torras 70% de Costa de Marfil contiene 587 calorías por 100 g. Si os la coméis de una tacada, multiplicad por dos y habréis ingerido nada más y nada menos que 1.174 calorías.
Ahí, ahí está el peligro, en no saber controlar la cantidad: se empieza comiendo una onza y acabas comiendo la tableta entera. Esto suele ocurrir en período premenstrual, días lluviosos, estresantes, o simplemente ¡sucede!
Otras casas chocolateras no dicen absolutamente NADA de las calorías ni del valor nutritivo del chocolate (su contenido en carbohidratos, grasas y tipo de grasas, etc.). Por ejemplo, la tableta de Chocolate Valor 70% de 150 g y  la tableta de Chocolate Lindt Suave 70% de 100 g son muy bonitas pero nada informativas.
No informan, en mi opinión, porque en España, a diferencia de otros países como Estados Unidos, no se les ha obligado. (Esto está cambiando con la obligación del etiquetado nutricional). O porque suponen que los consumidores consideran que es un dato superfluo. O porque piensan que preferimos no saberlo por aquello de “ojos que no ven…”  Esto me lo he inventado.
Sí proporcionan información sobre los ingredientes (importantísimo para los alérgicos a los frutos secos y para los intolerantes al gluten y a la leche). Casi todos los fabricantes mencionan el porcentaje de cacao y muy pocos mencionan su origen.
Comparación de calorías
No quiero meter aquí muchos más números pero, por ejemplo, puedes tomarte de postre una naranja y un trocito de chocolate o un bombón que tenga entre 90 y 100 calorías y no habrás cometido ningún crimen nutricional. Tampoco peligrará tu silueta.
Eso sí, no te comas una tableta entera, ni diez bombones, ni esa bolsa de patatas fritas de 500 calorías por 100 g para cenar. Ni comas a diario alimentos rebozados y fritos, ni bollería industrial ni refrescos. Ni aliñes las ensaladas con demasiado aceite. Ni ni ni. Todo eso es lo que va sumando calorías y engorda.
Cualquiera puede permitirse tomar un poco de chocolate TODOS los días si le gusta. Me parece peor excluir radicalmente el chocolate de una dieta para adelgazar porque cualquier régimen restrictivo puede causar más ganas o ansia de la comida que se prohibe.
Si la persona es diabética o tiene algún problema metabólico tendrá que consultar con su endocrinólogo. Cada vez más marcas elaboran chocolates y bombones sin azúcar, e incluso en muchas pastelerías pueden elaborarse, por encargo, tartas de chocolate especiales.
Pero las calorías no son las culpables de todo. En una dieta sana y equilibrada importa la composición de la comida. De la misma manera que no todas las carnes ni todas las grasas son iguales, no todos los chocolates lo son. Quien quiera profundizar, que entre en el blog Directoalpaladar, donde Esther Sánchez, maestra chocolatera y autora de Chocolatisimo, habla de los distintos tipos de chocolate y de sus beneficios para la salud.
Sólo diré aquí lo que también la mayoría sabéis: que el chocolate negro es más sano porque además de tener más cacao y por ello, antioxidantes, contiene menos grasas y  menos azúcar.
Algunos prefieren el chocolate con leche, que tiene menos cacao, más grasa y más azúcar (también más calcio, es lógico). A algunas personas les cae peor al estómago. A mí no me gusta tanto (aunque he encontrado chocolates excelentes) y me resulta más empalagoso. El llamado chocolate blanco es menos sano. Esther explica muy bien por qué.
Aquí os dejo un menú en el que podéis incluir chocolate. No pongo cantidades, para eso consultad páginas serias en la red o mejor aún, a un dietista titulado o endocrinólogo. No olvidéis beber todos los días al menos unos seis vasos de agua y caminar entre 20 y 30 minutos cada día si no hacéis deporte.
DESAYUNO
Café con leche, leche con cacao o infusión
Tostada de pan con aceite o mermelada
Pieza de fruta o zumo natural
ALMUERZO
Infusión o café y trocito de chocolate
COMIDA
-Verdura, legumbre o pasta (aliñada con poco aceite de oliva virgen)
-Carne magra, pescado o huevo (sin salsas)
-Pieza de fruta
MERIENDA
Yogur o pieza de fruta
CENA
-Verdura o ensalada (aliñada con poco aceite)
-Pescado o huevo (sin salsas, a la plancha)
-Pieza de fruta (un máximo de tres al día)

El chocolate lo puedes comer en el momento del día que quieras: a media mañana, después de comer, a media tarde o antes de acostarte. Yo lo he puesto a media mañana, que es cuando más me apetece.
¡¡Disfrutad de ese momento con la marca de chocolate que os guste más!!
Y no penséis tanto en las calorías. Más vale tener tres kilos de más y ser feliz que estar siempre a dieta y perderse uno de los placeres de la vida.

Pequeña mona de Pastisseria Ainhoa


8 comentarios:

  1. ... si, el problema con el chocolate es sin lugar a dudas, ¡la cantidad!... ¡Qué rico es!. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo se cuando empiezo, pero nunca se cuando voy a acabar...Y peor todavía si tiene frutos secos, perdición total!!

    ResponderEliminar
  3. Iratxe, siempre me acuerdo de mi querido suegro que me decía "Perquè és tan bona la xocolata?".

    Desde aquí, un recuerdo con cariño para él. Me regalaba bombones y yo le enseñé a apreciar el chocolate negro :-)

    Recomiendo tu blog para los alérgicos al huevo y a la leche y tu receta de galletas crujientes de avena con chocolate. ¡Me encantan las galletas de avena!

    Quincampoix, recalco aquí que me encantó tu último escrito de tu blog y la música con la que lo acompañabas.

    Antes no me iba el chocolate con frutos secos. Ahora me arrebata. Buenísimo el de La Campana de Sevilla y el de Malkorra de Elizondo (Navarra). De marcas de súper ahora no compro más que los "negros normales".

    ResponderEliminar
  4. Hola Nerea!

    Creo que con el chocolate, como con todo en la vida, la clave es el balance.Tal como dices, si te comes una tableta cada día, pues, saldrás rodando. Sería una cuestión de calidad vs. cantidad, ¿no?
    Hay miles de cosas que también engordan si se comen en exceso y no tienen la mala fama que se le adjudica al chocolate (en cuestiones de línea :)
    Yo seguiré disfrutando de la comida, no hay nada peor que comer por necesidad y no por placer... ;)
    Un besote!
    Vale.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nerea! Muy bien dicho, debemos buscar el equilibrio a la hora de alimentarnos y por supuesto que darnos el gusto de comer algo que realmente nos agrada de cuando en cuando, y por supuesto que nuestra alimentación debe ser acorde a nuestra actividad física, sentados frente a la compu y comiendo chocolate no vamos a mantenernos delgados. Gran post, bellísimas las fotos de las monas. Gracias por la información y por supuesto, gracias por tus palabras en mi blog, nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Vale, ¡qué razón tienes con lo de la mala fama del chocolate! Y sí, creo que es mejor comer poco de algo y que sea de mejor calidad y más sano.

    Gracias por los elogios, Pamela, te los acepto ;-) Aunque me gusta la fotografía, mis cámaras, mi ordenador y yo nos echamos unos pulsos...Y a veces me puede la tecnología ;-C

    Afortunadamente, comiendo poco chocolate frente al ordenador (computadora) voy avanzando poco a poco :-D

    ¡Buena semana a tod@s!

    ResponderEliminar
  7. He dado con tu blog precisamente porque acabo de comerme 5 bombones que estaban de "vicio" y es que no he podido caer en la tentanción de todo lo que nos ofrece estas fechas y es por ello que me sentía culpable y me animé a buscar en Google lo de las calorías de los bombones, es así como llegué a tu blog.

    Voy a leerte con más atención.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alternativa

      No hay que sentirse culpable por comer bombones. Uno siente culpabilidad cuando hace algo malo y comer bombones no hace daño a nadie.

      Si te preocupa engordar, come con moderación y haz ejercicio. El chocolate y sus derivados entran dentro de una dieta saludable. No hay alimentos malos.

      Disfruta de los bombones y de la vida. Gracias por tu visita.

      Saludos chocolateros

      Eliminar